República Dominicana
Enlaces de interés
Enlaces de interés
Instituciones
Ventanillas Únicas
Edit Template
Enlaces de interés
Enlaces de interés
Instituciones
Ventanillas Únicas
Edit Template

NOTICIAS MIREX

Imprimir
Correo Electrónico

Noticias » Discursos

whatsapp-image-2023-12-27-at-9-59-41-am
Discursos

Palabras del canciller Roberto Álvarez en Conferencia: Derechos Humanos y Relaciones Internacionales en la Seguridad y Defensa Fronteriza

En toda sociedad, el Estado enfrenta el desafío de equilibrar las actividades productivas, como el comercio, el turismo, la inversión y la migración, con la gestión de la movilidad humana, y el interés y la seguridad nacional. Este equilibrio es esencial para lograr un círculo virtuoso que nivele en su justa medida el desarrollo humano, el orden y la paz. El comercio internacional, por ejemplo, es una actividad vital para el crecimiento económico y el bienestar general de las naciones, en cuanto facilita el intercambio de bienes y servicios, impulsando la prosperidad y el desarrollo. Sin embargo, el comercio también conlleva riesgos, como el contrabando y el tráfico de mercancías ilegales, los que pueden amenazar seriamente la seguridad de un país. En diversos contextos históricos, ante la aparente disyuntiva entre seguridad vs. libertad, hay quienes han optado por la veda, por la represión o la disminución de libertades como el medio más expedito para gestionarla. En este contexto, los Derechos Humanos se yerguen como otro paradigma que permite organizar nuestras sociedades y dirigir la acción pública en busca de ese equilibrio. En este contexto, los derechos humanos fungen como guía para el accionar, como marco referencial para los Estados y como paradigma de sociedad. Al adoptar una perspectiva basada en los derechos humanos, los países pueden tomar decisiones informadas que maximicen las libertades colectivas e individuales de sus ciudadanos mientras maximizan la seguridad ciudadana y a la vez mitigan los riesgos inherentes a las actividades humanas. Lejos de lo que muchas veces se argumenta, el Derecho Internacional de los Derechos Humanos (DIDH) no menoscaba de manera degradante la soberanía nacional ni individual, más bien, robustece la obligación de los Estados de cumplir cabalmente con su objetivo esencial: asegurar el bienestar y seguridad de sus ciudadanos y, en cierta medida, el de los extranjeros bajo su jurisdicción. Así, los Estados mantienen en todo momento la libertad soberana de organizarse en su ordenamiento interior, siempre y cuando se cumplan con las obligaciones que el Derecho Internacional de los Derechos Humanos proclama en pos de resguardar la dignidad y la integridad de las personas, a la vez que el Estado establece el orden colectivo a través del monopolio legítimo del uso de la fuerza. Este punto es de suma relevancia, pues nos deja ver que no es solo el absolutismo político sino el equilibrio justo de este con la defensa y promoción de los derechos humanos como un asunto de interés y fortaleza nacional para países como República Dominicana, que han optado por organizarse como Estado social y democrático de derecho. La propia legitimidad de las normas y las actuaciones del Estado están subordinadas no solo a ciertos requisitos formales, sino también a requisitos sustantivos que la Constitución reconoce en su carta de derechos fundamentales. Debo enfatizar que los derechos fundamentales son simplemente el reconocimiento que hacen los Estados de la dignidad inherente al ser humano que los instrumentos internacionales declaran o proclaman. De ahí que el cumplimiento de los derechos humanos y la democracia, como garante del orden social, están estrechamente vinculados. Esta relación consustancial implica que la legitimidad internacional para la formación de Estados democráticos que garanticen la seguridad ciudadana depende del compromiso genuino con los derechos humanos. Como han señalado autores de la talla de Jürgen Habermas, Amartya Sen o Luigi Ferrajoli, no puede haber democracia sin protección real y efectiva de los derechos humanos: la defensa de estos se convierte en el nuevo paradigma del Estado constitucional de derecho. Ahora bien, debemos reconocer que aún enfrentamos desafíos significativos en la aplicación efectiva del DIDH. La invasión rusa de Ucrania, la aparente impunidad en la que han quedado horrendos crímenes de guerra y de lesa humanidad, o la constante violación que sufren personas y colectivos ante la ineficiencia o pasividad de las instituciones llamadas a procurar que los DDHH sean resguardados, nos obliga a cuestionarnos, pero nunca pueden servir de justificación para que un Estado decida deliberadamente incumplir estas obligaciones, necesarias para la convivencia entre las personas bajo su jurisdicción, así como para la estabilidad y paz entre las naciones. En nuestro caso particular, la frontera entre República Dominicana y Haití es un área geográfica de extrema complejidad que plantea desafíos particulares en términos de seguridad y defensa, pues representa un territorio de convivencia centenaria sin Leviatán coherente de ambos lados de la frontera. En otras palabras, una zona de interdependencia compleja con escasa presencia civilizatoria estatal, a través del tiempo. Como sabemos, Haití ha estado inmerso en una crisis política, humanitaria y de seguridad con graves consecuencias para su población, nuestro país y la región en su conjunto. La crisis en Haití, desencadenada en 2019 y agravada por el asesinato del presidente Jovenel Moïse, hace ya dos años, el 7 de julio de 2021, ha generado una profunda inestabilidad política, social y de seguridad ciudadana. Además, la hambruna afecta a la mitad de la población haitiana, y bandas criminales controlan gran parte del territorio de la capital de Puerto Príncipe, lo que ha aumentado los niveles de violencia indiscriminada. Ante esta realidad, es nuestro deber como Estado, como gobierno, aplicar todas las herramientas, todas las medidas que estén a nuestro alcance para garantizar la seguridad de nuestro país. Esto hace comprensible que algunos en República Dominicana sientan frustración por la respuesta, aparentemente lenta de la comunidad internacional, ante la crisis haitiana. Sin embargo, es importante reconocer que esto no refleja la realidad. Existe un mito de que la comunidad internacional está abandonando a Haití y que nuestro país actúa como un amortiguador de la crisis. Esta narrativa se ha desarrollado en un contexto internacional tumultuoso, marcado por el conflicto geopolítico entre Estados Unidos y China por definir el curso del siglo XXI, y por la pandemia y sus graves consecuencias humanitarias y económicas. Posteriormente, la agresión rusa de Ucrania, las dificultades en la recuperación económica y la crisis climática han afectado las prioridades geopolíticas a nivel global, las cuales no siempre coinciden con las nuestras. Un análisis racional

Ver más »
53041518685_8f69609b2b_k
Discursos

Palabras condecoración a la embajadora de Canadá, Sra. Christine Laberge

Miércoles, 12 de julio de 2023 Santo Domingo de Guzmán, Distrito Nacional «Canadá no es solo un país, es una forma de vida.» Esta frase de la famosa poetisa y escritora Margaret Atwood, expresa en pocas palabras lo que muchos admiramos de Canadá: la capacidad de su pueblo de amalgamar la diversidad y convivir armoniosamente, desde fuertes principios democráticos, en un espacio donde las diferencias son tan bastas como su territorio. En este tenor, es para nosotros un verdadero honor reconocer a una diplomática extraordinaria, la embajadora Christine Laberge, quien, desde que llegó a nuestra tierra, no ha escatimado esfuerzos en pos de aumentar los lazos de integración, solidaridad, cooperación y fraternidad entre nuestros países, máxime cuando la historia de interacción entre nuestras dos naciones es de larga data. Canadá es uno de los mayores inversionistas extranjeros en República Dominicana, con destacada presencia en la banca, las zonas francas y las telecomunicaciones. La presencia canadiense es especialmente significativa en el sector minero dominicano, operando varios yacimientos de oro, plata, cobre y níquel. El turismo, uno de los servicios más importantes para nuestra economía, es otro de los sectores fuertemente impactado por los canadienses. Así, según datos del Banco Central, en el primer trimestre de 2023 entraron al territorio nacional un total de 370.101 extranjeros no residentes provenientes de Canadá, ocupando el 2do lugar como país destino de los turistas que visitan República Dominicana, y se prevé que la llegada de turistas canadienses alcance alrededor de 1,3M antes de finalizar el año. En un tema tan sensible para nosotros como es la situación que atraviesa la hermana nación de Haití, Canadá ha construido junto con nosotros una agenda bilateral para apoyar, desde nuestras posibilidades, el fortalecimiento de la institucionalidad democrática haitiana. A futuro, reiteramos nuestro interés en alcanzar con Canadá un Acuerdo de Exención de Visado para pasaportes ordinarios, es decir, ser incluidos en la lista de países que no requerirán de visado para que sus nacionales puedan viajar a Canadá. Consideramos que República Dominicana cumple con todas las condiciones para acceder a este beneficio. De igual modo, en nuestra agenda bilateral, República Dominicana se encuentra interesada en aperturar un centro de aplicación de visados que pueda funcionar para los países del Caribe. La existencia de este centro facilitaría el proceso de visado y evitaría el sinuoso proceso de acudir a México para la tramitación del visado. Estimada embajadora, su servicio diplomático en nuestro territorio ha sido incansable, encomiable. En estos tres años, más de 39 millones de pesos han sido invertidos en acciones para fomentar la inclusión, para favorecer la equidad de género, fortalecer las instituciones democráticas, apoyar el desarrollo comunitario y proteger el medio ambiente, beneficiando a más de 10, 000 personas de manera directa o indirecta.   Su diligente gestión permitió tanto que llegásemos al Acuerdo de Cielos Abiertos, como que se nos otorgara un financiamiento de US$85M del Climate Investment Fundpara la descarbonización del sector eléctrico de República Dominicana. En materia educativa, además de impulsar tres ferias exitosas, fueron concedidas 44 becas a dominicanos bajo el Programa de Líderes Emergentes en las Américas (ELAP). En este momento, están registrados más de 1,000 estudiantes dominicanos en Canadá En el área militar, entre otras cosas, se impulsó la capacitación de la guarda costera dominicana en maniobras de rescate de náufragos y seguridad marítima. Al mismo tiempo, se ofrecieron diversos entrenamientos militares y policiales a través de los fondos del Programa de anticorrupción y crimen de Canadá. En momentos de crisis, usted ha sido catalizadora de ayudas y cooperación. Durante la pandemia, usted trabajó de la mano con organizaciones como la Fundación Sur Futuro y Médicos del Mundo para brindar asistencia puntual y entrenamiento durante la crisis. Además, gestionó el envío de un avión militar para el rescate exitoso de dos mineros de CORMIDOM que habían quedado atrapados dentro de la mina. Su gran interés por la cultura y el medioambiente, la han mantenido muy activa en un sinnúmero de proyectos en beneficio de nuestra gente, de nuestro país. Por todo esto, hoy, al conceder la merecida condecoración de la Orden del Mérito de Duarte, Sánchez y Mella, en el Grado de Gran Cruz Placa de Plata, la cual le ha otorgado el Excelentísimo Señor PresidenteLuis Abinader, le reitero el agradecimiento de nuestro pueblo, por su entrega y por la exitosa misión que ha cumplido en nuestro territorio. Queremos aprovechar la ocasión para agradecer como Ministerio de Relaciones Exteriores la cooperación canadiense, a través de su embajada, en la realización del taller de gobernanza inclusiva, dirigido a los directores de este Ministerio. Agradecemos de igual modo el interés de su gobierno por apoyarnos en la reforma de la carrera diplomática de República Dominicana. Es por todo esto que me siento complacido de, en nombre del gobierno y del pueblo dominicano, imponer la condecoración Gran Cruz Placa de Plata a usted Embajadora, augurándole muchos éxitos donde quiere que le corresponda servir a su gran nación. Muchas gracias.

Ver más »
8cca6bd8-3b31-4515-8509-0466bf5b038e
Discursos

Palabras del ministro Roberto Álvarez ante el Consejo de Seguridad de la ONU 6 de julio 2023

Sr. Andrew Holness, primer ministro de Jamaica, Sr. Jean Victor Généus, ministro de Relaciones Exteriores de Haití, Sra. María Isabel Salvador, Representante Especial del SG para Haití, Emb. Michel Xavier Biang, Representante Perm. de Gabon como Presidente del Comité de Sanciones Emb. François Jackman, Representante Perm. de Barbados, Sra. Marie Yolène Gilles, Representante de la Sociedad Civil, Distinguidos miembros de este Consejo de Seguridad, Agradecemos la convocatoria para esta importante reunión y a los expositores por sus informaciones. Quiero reconocer la importante y esperada visita del secretario general, Antonio Guterres a Haití, el pasado primero de julio, al igual que sus declaraciones del día de hoy, en las cuales llama la atención a la necesidad urgente de responder a la crisis humanitaria, de inseguridad y política por la cual atraviesa el pueblo haitiano. Esta visita del Secretario General resalta la importancia que la Organización otorga a la situación en ese país y el compromiso de la secretaría general con las resoluciones 2645 (2022) y 2653 (2022) de este Consejo. Quedamos a la expectativa de los siguientes pasos que exige esa situación. Hemos afirmado ante este Consejo de Seguridad repetidas veces y de forma clara que la solución definitiva y duradera para la crisis que vive Haití, es responsabilidad primaria del pueblo haitiano. Ahora bien, sin el apoyo internacional es impensable que se produzcan las condiciones de seguridad necesarias para que surja una solución factible para resolver esta crisis. Esta reunión coincide con el aniversario del magnicidio perpetrado contra el presidente Jovenel Moïse. Vaya nuestra solidaridad con el gobierno y el pueblo haitianos. Ahora bien, no basta con rendir respetuoso homenaje al desaparecido mandatario, ni lamentar las miles de vidas perdidas. Es necesario una respuesta positiva a la persistente solicitud del primer ministro haitiano, Ariel Henry de una fuerza multinacional de apoyo a la policía nacional haitiana, única medida que permitirá recuperar la seguridad y crear el ambiente necesario para estabilizar el país y la eventual celebración de elecciones democráticas. Quiero dejar constancia de nuestro firme respaldo al mantenimiento de una BINUH sólida y más fortalecida. Esta presencia asegura cierto nivel de atención frente a una situación que ha llegado al límite último de resistencia. Es notorio que la BINUH por sí sola no es una respuesta a la crisis que hoy atraviesa Haití, pues hasta la seguridad de esta se ha visto afectada, deteriorando su efectividad y la propia imagen de las Naciones Unidas. Sobre el Secretario General descansa la responsabilidad de continuar fortaleciendo su rol de liderazgo hacia la conformación de esa fuerza que al día de hoy no se ha logrado. Nuestro país, por su parte colabora activamente con el comercio, con el suministro de combustible y múltiples otros aspectos de carácter logístico y humanitario. Señora presidenta, A partir de las recomendaciones de la resolución 2645 (2022) de este Consejo de Seguridad, varios países e instituciones han tomado acciones concretas. Así, cabe señalar los oportunos esfuerzos del primer ministro de Jamaica, S.E. Andrew Holness, a quien felicitamos por impulsar un diálogo inclusivo entre las organizaciones representativas haitianas. Con el acompañamiento de Caricom y la reciente designación del Grupo de Personas Eminentes, tres ex primeros ministros, albergamos la esperanza de que se pueda alcanzar el consenso necesario entre la clase política haitiana para avanzar de manera sostenida hacia la estabilidad y la democracia. Igualmente, reconocemos la importancia de las diversas iniciativas anunciadas por otros gobiernos como, El Salvador, Trinidad y Tobago, Canadá y Estados Unidos. En este sentido, damos la bienvenida a las recientes declaraciones del Secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken, respaldando el envío de una fuerza internacional para ayudar a estabilizar a Haití. Todas estas iniciativas tendentes a reestablecer la seguridad y la gobernabilidad democrática en Haití son necesarias y deben seguir desarrollándose. Deseo resaltar también el significativo impacto del Comité de Sanciones creado por este Consejo, a cuyo presidente, el embajador de Gabón, Michel Biang, recibimos recientemente en nuestro país. Ese Comité tiene la responsabilidad de establecer sanciones que deberán ser cumplidas por todos los Estados Miembros en relación las personas o entidades que de una u otra manera, alientan y se sirven de las actividades de las organizaciones criminales. El Embajador Biang pudo palpar directamente la realidad haitiana y su impacto en nuestro país. Igualmente pudo observar el costo para República Dominicana de mantener la seguridad la zona fronteriza. Señora presidenta, Los niveles de inseguridad en Haití han llevado a muchas empresas importantes a cerrar definitivamente o limitar sus operaciones, afectando la reducida tasa de empleos formales y el día a día de sus pobladores. Un ejemplo es el caso del parque industrial CODEVI en la localidad de Juana Méndez, ubicada justo en la frontera con nuestro país, empresa que genera empleos directos para unos 20 mil haitianos, impactando indirectamente a otras 100 mil personas. Esta importante empresa ha debido cerrar sus puertas por la violencia y la falta de seguridad varias veces, hasta por dos semanas hace pocos días atrás. Esta situación de inseguridad, que ha sido resaltada recientemente por las directoras del UNICEF y del PMA, luego de su visita a Haití, está teniendo consecuencias gravísimas, como es el caso de los casi 3 millones de niños que necesitan apoyo humanitario. El estado de calamidad que afecta al pueblo de Haití, se refleja, además, tal y como ha sido constatado por el Grupo Ad Hoc sobre Haití del ECOSOC, en que es uno de los países con mayor inseguridad alimentaria del mundo. Ese es un dato alarmante y es deplorable que, tal como señala el citado Grupo, sólo el 23% de los fondos necesarios para responder a esa tragedia hayan sido entregados Señora presidenta, Estamos frente a un momento de inflexión para una solución a la crisis en Haití. Es un deber de las élites haitianas estar a la altura de la situación; es esencial que aprovechen el momento histórico y actúen en función del interés nacional haitiano y el bien común de toda su nación. Señoras y señores,

Ver más »
whatsapp-image-2023-06-30-at-12-01-09-pm
Discursos

Palabras de apertura para el curso Diplomacia Energética – PALABRAS DEL EXCELENTÍSIMO SEÑOR ROBERTO ÁLVAREZ

En geopolítica, la energía es poder. De acuerdo con la reconocida experta en energía y geopolítica, Amy Myers, en el mundo contemporáneo existe una estrecha relación de codependencia entre las fuentes de energía, el poder político y las relaciones internacionales. Por eso, ningún Estado o agente que procure desde sus funciones la protección y promoción del interés nacional puede soslayar los conocimientos y herramientas necesarias para aprovechar las oportunidades y evitar los escoyos de esta realidad.   En el escenario internacional, esto implica un concepto específico, la diplomacia energética, que reconoce el vínculo entre la energía y la geopolítica, y se refiere a las estrategias y políticas utilizadas por los Estados para gestionar y promover sus intereses energéticos a nivel global.   Constituye para mí, pues, un verdadero honor y un motivo de alegría el participar esta mañana en el acto de apertura de este curso sobre “Diplomacia Energética”, cuyo objetivo central es fomentar los conocimientos, habilidades y competencias necesarias para analizar el impacto de las turbulencias actuales y pasadas en los mercados de petróleo y gas sobre los países exportadores e importadores de energía, así como en la formulación de políticas y el poder relativo de dichos actores.   No podemos olvidar que hoy la seguridad energética está estrechamente relacionada con la transición ecológica y la conciencia de los desafíos ambientales que surgen de los modelos de producción y distribución de energía. La definición de seguridad energética ha evolucionado para incorporar la protección medioambiental y climática, además de la disponibilidad física ininterrumpida a un precio asequible. Aquí, la diplomacia energética implica la colaboración internacional para promover la transición hacia fuentes de energía más limpias y renovables a través de metas comunes y cooperación en investigación y desarrollo.   La diversificación de la matriz energética es una tendencia importante para reducir la dependencia de una sola fuente y minimizar los riesgos de interrupción del suministro. Esto requiere acuerdos bilaterales y multilaterales, inversión extranjera, intercambio de información y tecnología. La creación de puentes que aseguren el acceso a diversas fuentes de energía a precios asequibles es esencial, especialmente para las regiones menos adelantadas del mundo, que necesitan energía para prosperar y enfrentar los desafíos del cambio climático, y la participación dinámica de la diplomacia energética.   El novedoso paradigma de Mix Energético que supone esa diversificación de las fuentes también empieza a recalibrar la importancia de pilares del sistema energético actual, como eran los gasoductos, las reservas de hidrocarburos o los 7 estrechos estratégicos en la ruta del petróleo. Estos últimos, como los Estrechos de Ormuz, Malaca o de Panamá, si bien siguen siendo puntos calientes, irán reduciendo su relevancia si aumenta, por ejemplo, el uso del gas natural o de las Materias Primas Esenciales (MPE).   En el esquema geopolítico vigente, los países que tienen mayor posibilidad de proteger sus intereses nacionales son aquellos que tienen control sobre sus fuentes de energía y que no tienen una dependencia estratégica de la importación de combustibles. La invasión a Ucrania y sus consecuencias en la economía mundial es prueba del grado desmedido de influencia al que pueden llegar los países que exportan combustibles. En este sentido, la diplomacia energética es esencial, pues es la apuesta por las fuentes renovables que permitirá a los países mitigar esa dependencia.   La energía es un motor clave del crecimiento económico, por ende, es primordial para nuestros agentes diplomáticos hacer uso de sus buenos oficios para detectar, negociar y asegurar suministros energéticos estables, continuo y a precios asequibles para mantener la competitividad y el desarrollo económico de nuestro país.     De manera programática, la diplomacia energética dominicana debe contribuir a:   La diversificación de fuentes de energía. Fomentar la eficiencia energética. Impulsar espacios de cooperación energética regional a través de la creación de alianzas estratégicas, intercambio de conocimientos y experiencias, entre otras. Atracción de capitales para desarrollar las infraestructuras energéticas. Aumentar nuestro rol activo en acuerdos internacionales relacionados con la energía y el cambio climático. Atraer inversiones y tecnologías limpias que nos acerquen a la transición ecológica. Antes de concluir, quiero aprovechar la ocasión para felicitar al amigo, Antonio Almonte, ministro de Energía y Minas, por la excelente labor que ha estado haciendo, pues en sus acciones se da concreción a los planteamientos que he hecho. En la promoción de las energías renovables, como parte del plan de expansión de la generación eléctrica, se han impulsado proyectos como el Parque Eólico Agua Clara, el Parque Solar Canoa y el Parque Fotovoltaico Montecristi; además se ha firmado el Pacto Eléctrico, un acuerdo histórico entre los diferentes actores del sector eléctrico para mejorar la calidad del servicio, reducir las pérdidas, aumentar la participación de las energías renovables y garantizar la sostenibilidad financiera. Con su dirección, más recientemente se ha puesto en ejecución el proyecto Central Termoeléctrica de Manzanillo, una planta a gas natural que tendrá una capacidad de 720 megavatios, la cual va a generar empleos y desarrollo para la zona fronteriza.   Estimados todos, les auguro el mayor de los éxitos en este curso. Estoy seguro de que saldrán de aquí los próximos agentes del cambio energético que tanto necesita nuestro país. Muchas gracias.

Ver más »
whatsapp-image-2023-12-27-at-10-13-44-am
Discursos

Intervención del señor Roberto Álvarez Ministro de Relaciones Exteriores 90ª Reunión del Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA)

Su Excelencia Eamon Courtenay, Ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Exterior e Inmigración de Belice, y Presidente Pro-Témpore de este consejo; Excelencias Ministros y Ministras de Relaciones Exteriores de los Estados miembros del SICA, sus representantes y las delegaciones que los acompañan; Su Excelencia Werner Vargas, Secretario General del Sistema de la Integración Centroamericana; Equipo de la Secretaría General del SICA.   La hermandad entre los pueblos de nuestra región nace no solo de la historia compartida, sino también de la unidad que se cimenta en los valores compartidos y en la inexorable convicción de que juntos, unidos, es la única forma en la que podremos enfrentar los múltiples retos que agobian a todos y cada uno de los estados de la región SICA.   En este sentido, constituye para mí un verdadero placer participar de estas nonagésima Reunión del Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), sobre todo al reconocer la relevancia de este foro en materia de cooperación multilateral y fortalecimiento de las redes sinérgicas en beneficio de nuestra gente.   De manera particular, me gustaría hacer cuatro aseveraciones sobre el SICA, que pudiéramos tener en cuenta en el marco de esta Reunión y que dan continuidad a lo concertado en la Declaración de Santiago el 09 de diciembre de 2022:   El SICA es un espacio propicio para abordar los desafíos económicos de la región. Dentro de un espacio geográfico diverso pero similar como el nuestro, subsisten desafíos importantes que merman la calidad de vida y el crecimiento integral de nuestra gente, como es la desigualdad, la pobreza, o lo limitado del desarrollo sostenible. Así, la cooperación en materia de desarrollo, la atracción de capitales de manera conjunta y el fomento al comercio como bloque es lo que permitirá impulsar el crecimiento integral y mejorar las condiciones de vida de la población.   Saludamos acciones concretas que se han desarrollado en esta línea, como las impulsadas por el Consejo Centroamericano de Protección al Consumidor, cuya PPT ostenta República Dominicana a través del Instituto Nacional de Protección de los Derechos del Consumidor y que ha logrado posicionar los derechos de los consumidores como un punto de colaboración internacional. Hoy está agendada una cortesía de sala para este Consejo, por lo que les invito a prestar su atención para identificar mayores oportunidades de beneficiar a la ciudadanía en este ámbito.   No olvidemos que nuestra meta es construir una región de bienestar, justicia económica y social que asegure un régimen amplio de libertad para el desarrollo pleno y armonioso del individuo y de los pueblos de la región SICA, por lo que nos sigue siendo imperioso articular las acciones institucionales e institucionalizadas de los Órganos competentes del SICA.   El SICA cuenta con los medios para convertirse en un actor clave en favor de la seguridad en nuestra región, y para enfrentar como bloque el crimen organizado, la violencia y el narcotráfico. Sabemos que nuestros países han sido afectados históricamente por estos flagelos, lo que ha debilitado el Estado de derecho y ha vulnerado sistemáticamente los derechos de los ciudadanos.   Por eso, nos concierne seguir impulsado acciones que prevengan la violencia en todas sus manifestaciones y el crimen organizado desde todas sus aristas. Nos corresponde seguir apuntalando el Marco Estratégico para la Prevención de la Violencia (MEPV), que se constituye en nuestro plan específico, y cuyo éxito depende de la voluntad particular y colectiva de nuestros gobiernos para vehicularlo.   La migración segura, ordenada y regular en nuestra región sólo puede ser abordada efectivamente desde el multilateralismo, y el SICA es un espacio propicio para ello. La multifactorialidad de aspectos que obligas a nuestra gente a migrar tanto a lo interno como fuera de nuestros países, implica un abordaje también multidimensional, dirigiendo la atención sólo por los efectos migratorios o el tránsito, sino también por las causas que impulsan a nuestra gente a salir de su tierra, con toda la vulnerabilidad e incertidumbre que esto implica.   Dentro del SICA se hacen más efectivos nuestros esfuerzos en favor del medio ambiente. Así, dada la magnitud del fenómeno, la protección de los recursos naturales, la adaptación al cambio climático y el fomento de la resiliencia se hace más efectiva en el marco de la multilateralidad. Por esto, una vez más recalcamos la importancia de implementar adecuadamente la Alianza para el Desarrollo Sostenible de Centroamérica.   En este punto, queremos detenernos un poco más para expresar nuestro agradecimiento a los Estados presentes aquí por atender al llamado de presidente dominicano Luis Abinader de designar la crisis del sargazo como una emergencia regional, lo cual fue plasmado en la Declaración de La Antigua de la Asociación de Estados del Caribe del 12 de mayo de este año. Aún así, siguen haciendo falta esfuerzos y recursos para aumentar las investigaciones que nos permitan enfrentar un fenómeno que afecta tanto a la vida marina como las personas, a la economía de nuestros países.   Ahora bien, para que el SICA pueda cumplir con sus mandatos y objetivos, es indispensable que sea efectivo en gestionar la coordinación y cooperación entre los países miembro, lo que no puede lograrse sin la restructuración adecuada de la organización.   Es innegable que el contexto internacional ha cambiado significativamente desde la fundación del SICA en 1991, y para algunas instituciones aún más allá, desde el nacimiento de la Organización de Estados Centroamericanos (ODECA) en 1962. Por eso, nuestros altos mandatarios en distintas ocasiones han instruido que se revise el estado de nuestras instituciones, realizando un diagnóstico, con el fin de identificar las adecuaciones necesarias para los nuevos tiempos.   La reflexión que se llevó a cabo en República Dominicana ha permitido concertar grandes cambios en el Sistema desde el relanzamiento del Comité Ejecutivo de 2010. Esperamos conocer los avances en este proyecto que hemos emprendido, particularmente la agenda de fortalecimiento institucional que se encuentra en desarrollo en el Comité Ejecutivo y la propuesta de restructuración del universo institucional preparada por la Secretaría

Ver más »
whatsapp-image-2023-12-27-at-10-39-11-am
Discursos

Palabras del canciller Roberto Álvarez en 53º PERÍODO ORDINARIO DE SESIONES del 21 al 23 de junio de 2023 Sede de la OEA, Washington, D.C. ORDINARIO DE SESIONES

    • Señoras y señores Ministros de Relaciones Exteriores y Jefes de Delegación;   • Señor Presidente del Consejo Permanente de la OEA, y de la Comisión Preparatoria de la Asamblea General, Embajador Washington Abdala, Representante Permanente del Uruguay ante la OEA;   • Señoras y señores Representantes de los Estados Miembros;   • Señor Secretario General de la OEA, don Luis Almagro;   • Señor Secretario General Adjunto de la OEA, Embajador Nestor Mendez;   • Señoras y señores Observadores Permanentes ante la OEA;   • Representantes de los organismos internacionales;   • Representantes de las organizaciones de la sociedad civil y otros actores sociales;   • Invitados e invitadas especiales;   • Señoras y señores,   Para República Dominicana, para el gobierno del presidente Luis Abinader y para mí en lo personal, es un honor presidir el quincuagésimo tercer período ordinario de sesiones de la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos y darles una calurosa bienvenida a este importante cónclave.   Nos sentimos honrados de presidir los trabajos de este encuentro donde debatiremos asuntos de vital importancia para nuestra región.   República Dominicana, comprometida con los principios de la Organización desde su creación, reconoce la necesidad de fortalecer los lazos del diálogo y cooperación entre nuestras naciones. Este espacio fue diseñado para el ejercicio de diálogos francos y constructivos, en tanto, estamos llamados a enfrentar los complejos desafíos comunes que afectan a nuestras sociedades y a buscar soluciones que promuevan el desarrollo sostenible, la paz y la seguridad.   República Dominicana, reafirma su compromiso con el “fortalecimiento de una cultura de responsabilidad democrática con promoción, protección e igualdad de los derechos humanos en las Américas”.   Ello implica el compromiso de cada uno de nosotros, como ciudadanos y líderes, de fomentar una participación activa en los asuntos públicos, respetando la diversidad de opiniones y promoviendo los derechos humanos como eje central de nuestras políticas, asegurando la igualdad de oportunidades, la inclusión social y el respeto a la dignidad de cada individuo.   Durante este período de sesiones, los insto a reflexionar y debatir sobre cómo podemos fomentar una cultura de responsabilidad democrática en nuestras naciones, fundamental para construir un futuro en el que prevalezcan la justicia, la igualdad y la dignidad humana, valores sobre los cuales se basan nuestras constituciones y la carta de esta organización.   ¡Juntos podemos promover y proteger los derechos humanos en las Américas, amplificando nuestras voces y generando un impacto positivo en la vida de millones de personas!   Desde el ejercicio de la Presidencia del quincuagésimo periodo ordinario de sesiones de la Asamblea General de la OEA, estoy a disposición de todas las delegaciones para facilitar el diálogo político que debe orientar nuestros debates y discusiones.   Antes de terminar, quiero y espero todo lo mejor para las islas de Santa Lucía, Dominica, Barbados y otras que están hasta este momento bajo una alerta tropical por la tormenta Bret, esperando que esta disminuya su fuerza y que no logre llegar y causar daños en nuestra región del Caribe.     Hago votos por la culminación exitosa de nuestra asamblea.   Muchas gracias.

Ver más »
whatsapp-image-2023-12-27-at-10-42-09-am
Discursos

INTERVENCIÓN DEL MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES DE REPÚBLICA DOMINICANA EN EL EVENTO PARALELO: “DIGITALIZACIÓN DEL ARCHIVO HISTÓRICO DEL CONSEJO PERMANENTE DE LA ORGANIZACIÓN DE LOS ESTADOS AMERICANOS” EN EL MARCO DE LA QUINCUAGÉSIMO TERCER PERÍODO DE SESIONES DE LA ASAMBLEA GENERAL DE LA ORGANIZACIÓN DE LOS ESTADOS AMERICANOS (OEA)

Estimado Señor Luis Almagro, Secretario General de la Organización de los Estados Americanos, Honorable Embajador Néstor Méndez, Secretario General Adjunto, Distinguido Embajador Luigi Einaudi, pasado Secretario General en funciones de la OEA, Ministros de Relaciones Exteriores que nos acompañan, Funcionarios y funcionarios de la Secretaría General, Distinguidos invitados e invitadas especiales, Señoras y señores, Es un honor y un privilegio estar aquí hoy entre buenos amigos y en un lugar tan especial. Les hemos convocado para celebrar un hito importante en la preservación de nuestra historia compartida. En nombre del Gobierno dominicano me complace entregar oficialmente la primera parte del proyecto: “Digitalización del archivo histórico del Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos”. Este acto simboliza un esfuerzo conjunto entre el Ministerio de Relaciones Exteriores de República Dominicana, a través de nuestra Misión Permanente y la Biblioteca Colón de la OEA. Durante 15 meses, un selecto equipo de nuestra Misión ha trabajado incansablemente por rescatar la transcripción de los valiosos registros que datan desde el año 1948. Lo que hoy ponemos a disposición de todos, es una parte significativa de casi cuatro décadas de registros. Esta entrega contiene casi 1,000 actas inextensas de las sesiones del Consejo Permanente de esta organización. Son más de 50,000 páginas en formato PDF, que han sido sometidas a un proceso de reconocimiento óptico de caracteres para poder hacer búsquedas en su contenido. Cuando iniciamos esta tarea, en consulta con nuestro Archivo General de la Nación, definimos los estándares técnicos (formato y resolución) y los objetivos generales, que son los siguientes: Primero, la conservación adecuada de documentos que enfrentan la amenaza del tiempo y la humedad; Segundo, lograr mayor accesibilidad y reducir los costos asociados a las consultas; Tercero, facilitar a los Estados, a los estudiantes y a los investigadores la búsqueda y el acceso a la información para mejorar la comprensión de la Organización, las relaciones internacionales en las Américas y la diplomacia multilateral de la región. Y finalmente, incentivar, motivar e inspirar a los Estados y a cualquier interesado a respaldar los trabajos de la Biblioteca Colón para impulsar iniciativas de conservación y enriquecimiento de su colección. Amigos y amigas, Esta democratización del acceso a los registros de la OEA es especialmente significativa para aquellos que buscan comprender la historia. Constituye, sin dudas, una ventana al pasado que arroja luz sobre la evolución de la organización y las posiciones nacionales de cada uno de nuestros países. Algo que cobra mayor valor al discutir el futuro del multilateralismo y su importancia. En el proceso descubrimos también, un tesoro escondido como es la colección de libros raros y la hemeroteca. Por ende, no perdimos la oportunidad de avanzar también en la digitalización de decenas de libros históricos de nuestro país, algunos que datan de inicios del siglo XIX. Además, cientos de fotografías acumuladas a lo largo de varias décadas también forman parte del compendio digital. Como han podido ver en este salón, muchas de esas fotografías, originalmente en blanco y negro, han sido sometidas a colorización mediante inteligencia artificial para ver el pasado, como nunca antes. Todo esto ha generado interés de muchos Estados. Por ejemplo, con el Paraguay avanzamos una conversación para incorporar la digitalización del Tratado Gondra, y con Panamá, los documentos que reposan aquí sobre los Tratados Torrijos-Carter sobre el Canal de Panamá. Nos alegra y complace el interés; es grato cooperar con todos los países en esta obra. No puedo concluir sin invitarles a consultar a través del código QR que hemos distribuido, una muestra del trabajo realizado que ya está publicado en el portal institucional de nuestra Cancillería. Ahí podrán ver un centenar de actas correspondientes a las sesiones protocolares en las que el Consejo Permanente ha recibido a los presidentes, primeros ministros, cancilleres e invitados especiales de la región a través de los años. Quiero expresar mi gratitud a todos los que han hecho posible la entrega de este archivo histórico. Estamos seguros de que este valioso recurso será una fuente inagotable de conocimiento, investigación y comprensión mutua para todos. Agradecemos profundamente al Secretario General Almagro, a la Biblioteca Colón, en la persona del Embajador James Lambert, por autorizar los accesos y compartir con nosotros el compromiso con la preservación de este patrimonio histórico. Concluyo agradeciendo a nuestra connacional Rocío Suárez, por su colaboración y ayuda constante, sin su apoyo no hubiéramos podido avanzar tan ágilmente. Gracias por el entusiasmo, la confianza y la apertura. Agradezco a todos y cada uno de ustedes por haber tomado el tiempo de sus múltiples ocupaciones para acompañarnos en este breve pero significativo acto. Muchas gracias.

Ver más »
whatsapp-image-2023-12-27-at-11-00-52-am
Discursos

Palabras del canciller Roberto Álvarez – Unión Europea sobre Sargazo

«Los sargazos son una llamada de alerta de la naturaleza, recordándonos que nuestras acciones tienen consecuencias en los océanos y que debemos tomar medidas para combatir la contaminación y el cambio climático.» Esta frase del afamado investigador y biólogo marino francés, Jacques Cousteau, nos centra como agentes responsables del planeta, a la vez que nos alerta de un fenómeno que, si bien tiene orígenes naturales, las dimensiones en las que hoy se manifiesta constituye un verdadero desafío para muchos países, entre ellos, los nuestros aquí representados.   Pues, para mí, un deber participar junto a ustedes en esta primera Conferencia Regional Gran Caribe-Unión Europea sobre Sargazo, un esfuerzo concertado y ambicioso que busca lograr una cooperación solidaria, el intercambio de conocimientos y una coordinación efectiva a fin de hacer frente a esta emergencia y, de ser posible, trazar el sendero hacia la gestión y aprovechamiento de estas algas.   Es menester recalcar que el sargazo es un tipo de alga marina presente en las regiones tropicales y subtropicales, cuya existencia es endémica, constituyendo, un fenómeno ecológico importante en el océano Atlántico y en el mar Caribe. Este «bosque tropical flotante del océano”, como ha sido descrito por muchos, brinda refugio natural a especies migratorias y un hábitat esencial para cientos de especies de peces e invertebrados.   Sin embargo, desde hace 12 años, desde 2011, este fenómeno ha despertado nuestra atención debido a su proliferación masiva y su impacto negativo en las costas caribeñas y los ecosistemas marinos, desde Tulum en México hasta las Islas Tobago, llegando a cubrir nuestras playas con millones de toneladas de sargazo, generando olores desagradables a medida que se descompone, provocando pérdidas a comunidades locales y al sector turístico, a la vez que causa daños a la salud humana y pone en riesgo la seguridad energética de varios países, como el nuestro.   Las imágenes satelitales marcan una tendencia clara: la llegada del sargazo a nuestras costas aumenta exponencialmente cada año, y se alarga su temporada de permanencia. Hasta la fecha, los intentos de erradicación y control han sido lentos y costosos y, generalmente, con escasos resultados.   Ante esta catástrofe ambiental, nuestro país propuso y así fue aprobado por unanimidad en IX Cumbre de la Asociación de Estados del Caribe (AEC), celebrada en Guatemala el mes pasado, declarar “como una emergencia la crisis del sargazo que afecta toda la región del Gran Caribe”.   Aun no tenemos del todo claro la causa cierta de este fenómeno, que puede ser el incremento en el uso de fertilizantes que contaminan los ríos, la contaminación proveniente de las descargas de aguas residuales o los cambios en las corrientes y las temperaturas marinas, debido al calentamiento global.   Lo que sí nos queda claro es que el sargazo presenta un crecimiento descontrolado, difícil de ignorar para los países del Caribe que dependen tanto de los recursos marinos para su crecimiento integral; para algunas islas puede decirse que su dependencia de estos recursos es una cuestión de supervivencia. República Dominicana no está exenta de los efectos adversos de esta problemática, impactando significativamente el turismo de playa, sector del que deriva una parte significativa de nuestros ingresos, a la vez que vemos cómo aumenta la inversión de recursos que deben ser destinados para enfrentar este fenómeno. Queda claro que el florecimiento masivo del sargazo es una crisis de carácter regional en cuanto constituye una amenaza para la recuperación y desarrollo económico de los países del Gran Caribe. Nuestros esfuerzos no pueden generarse de manera aislada, así no lo lograremos. El problema del sargazo requiere una solución cooperativa y colectiva de la región.   Pero también reconocemos que, si bien ahora vemos al sargazo como “el enemigo”, y esto es comprensible dadas las severas consecuencias económicas, sociales y ecológicas de su impacto, en las algas marítimas también co-existe un foco de oportunidad que van, prima facie, desde la recolección y disposición adecuada del sargazo para su uso como materia prima en la producción de bioplásticos o fertilizantes, biocombustibles, alimentos para animales, materiales de construcción, entre otros usos, hasta la implementación de barreras flotantes para evitar su llegada a las costas.   Ya la Primera Conferencia sobre Sargazo, celebrada en Guadalupe en el 2019, mostró un esfuerzo conjunto para lograr una respuesta colectiva. Aun así, los compromisos adoptados en dicha conferencia se vieron opacados por la pandemia del COVID-19.   A pesar de los obvios impactos negativos que tiene el sargazo, existe aun reconocimiento del tema en importantes foros internacionales; por ejemplo, la Segunda Conferencia sobre los Océanos, celebrada en Portugal el año pasado, el tema del sargazo solo tuvo presencia por breve mención del entonces presidente de la Asamblea General, el Sr Abdullah Shahid, quien luego de visitar nuestro país y presenciar de primera mano el fenómeno reconoció la importancia de hacer frente al mismo. Por igual, en la Conferencia Our Oceans, en Panamá, fue nuestro ministro de Ambiente, el Sr.  Ceara Hatton quien colocó el tema sobre la mesa.   Esperamos que esta conferencia sirva:   Primero: para dar a conocer la problemática a nivel internacional y que en las futuras conferencias en materia de océanos que serán celebradas, como la Conferencia de los Océanos de 2025 y su preparatoria de 2024, todos nuestros países se comprometan a efectuar declaraciones sobre la emergencia del sargazo y, la utilicen como plataforma para seguir impulsando proyectos, generar diálogos constructivos y facilitar la cooperación para combatir el fenómeno del sargazo.   Segundo: lograr que una solución a la crisis del sargazo se vea reflejado, como una emergencia, en los planes de trabajo de Programa de las Naciones Unidas para el Medioambiente, en las agendas de los mecanismos de integración regional y en la aprobación de una resolución sobre el sargazo por la Asamblea General de las Naciones Unidas.   Tercero: el año pasado, República Dominicana realizó un llamado a la creación de un fondo común para enfrentar la problemática del sargazo en las costas de nuestra región. Seguimos en disposición de encabezar

Ver más »
whatsapp-image-2023-12-27-at-11-05-51-am
Discursos

Discurso del canciller Roberto Álvarez en la SESIÓN DEL CONSEJO DE SEGURIDAD SOBRE HAITÍ

Señor presidente, Miembros del Consejo de Seguridad, Sra. María Isabel Salvador, enviada Especial del secretario General para Haití; Sra. Ghada Waly, directora Ejecutiva de la Oficina de las Naciones Unidas para el Delito y la Droga; ministro de Exteriores de Haití, Victor Geneus; representante Permanente de Canadá ante las Naciones Unidas, embajador Bob Rae.   Deseo reiterar mis cálidas felicitaciones a la señora María Isabel Salvador por su designación para una misión tan esencial para la paz y la seguridad en la región. Al tiempo de desearle éxitos en el desempeño de sus nuevas funciones, le aseguramos la colaboración responsable y sostenida del Gobierno dominicano.    Hoy nos reunimos una vez más para abordar la calamitosa tragedia que afecta gravemente la vida y la integridad física y mental de millones de haitianos, situación insostenible que no solo afecta a Haití, sino también a mi país, República Dominicana. Siendo tan catastrófica, esta situación aún no ha logrado conmover o sensibilizar a quienes deben tomar las decisiones finales en apoyo de los haitianos. Permítanme citar la reciente plegaria del Papa Francisco: “Dirige tu mirada a Haití, que sufre desde hace tiempo una grave crisis social, económica y humanitaria, y apoya los esfuerzos de los actores políticos y de la comunidad internacional para buscar una solución definitiva a los numerosos problemas que afligen a ese pueblo tan atribulado”.  Señor presidente,  Estoy convencido que no hemos estado hablando frente a oídos sordos, pero no entendemos por qué ha costado tanto tiempo para que este vital órgano haga lo necesario para cumplir con la reclamada ayuda solicitada por Haití. Existen ejemplos de otras iniciativas de apoyo a países en crisis, para los cuales la asistencia internacional no ha tenido que recorrer un camino tan sinuoso. Siendo honestos, nos inclinamos a pensar en la posibilidad de que, como dicen algunos: los países reciben atención en función de una estratificación diferenciadora.  ¿Acaso el pueblo haitiano no es víctima de una agresión que está quebrantando la paz en la región?  ¿No fue creada esta venerable organización precisamente para enfrentar situaciones atroces como la que atraviesa Haití?   Hasta ahora, han sido inútiles los repetidos ruegos formulados por las autoridades de ese país, reiteradas hoy aquí por el ministro Geneus, solicitando una colaboración efectiva para poner fin a la violencia. Las respuestas siguen siendo inadecuadas para ayudar al pueblo haitiano a recuperar niveles mínimos de normalidad.   En este largo calvario, la situación humanitaria se agrava a tal punto que, según el último informe del Programa Mundial de Alimentos (PMA), que ha sido citado aquí en el día de hoy, el Integrated Phase Classification (IPC) estima que, para el período de marzo a junio actual, 19,200 personas están en la Fase catastrófica de inseguridad alimentaria, la 5ta; el 17% de la población, 1 millón 650 mil personas en la Fase 4, de emergencia alimentaria; y el 31%, 3 millones de haitianos en la Fase alimentaria de crisis, la 3. Prácticamente la mitad de la población haitiana atraviesa por una hambruna. ¿Cómo podemos permitir que ocurra frente a nuestros ojos una situación humanitaria tan escandalosa, en donde los más vulnerables, niñas, niños y mujeres son los más afectados?  ¿Qué más tendrían que hacer las autoridades haitianas en cuanto a su llamado de asistencia para enfrentar a las bandas criminales, principales responsables hoy de este desastre humanitario?   Señor presidente,    No desconocemos el importante trabajo del Comité de Sanciones que preside el representante de Gabón, el embajador Michel Biang, a quien reiteramos todo el apoyo del Gobierno dominicano, ante la futura visita del Comité a nuestro país. También reconocemos la labor del Panel de Expertos del Comité de Sanciones, que recientemente inició sus labores en torno a la crisis haitiana. Por el contrario, mucho apreciamos los esfuerzos destinados a identificar los sectores que, dentro de Haití, alientan actividades criminales y contribuyen a la inseguridad. Ese esfuerzo, sin duda, contribuirá a establecer responsabilidades y, ojalá, a imponer sanciones eficaces.     Por nuestra parte, el Gobierno dominicano ha dispuesto prohibiciones de entrada a un número de ciudadanos haitianos con el fin de salvaguardar nuestra seguridad e integridad territorial, y de esta forma apoyar los esfuerzos del Consejo de Seguridad.    En ese mismo tenor, valoramos la reciente resolución adoptada por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, aprobando el nombramiento de un experto independiente de derechos humanos para Haití.   Señor presidente,    Junto a estas medidas faltarían otras que frenen definitivamente el foco de inseguridad, que sabemos dónde se encuentra y cómo opera. En este sentido quisiéramos hacer referencia al último informe de la Oficina de las Naciones Unidas para el Delito y la Droga (UNODC), refiriéndose al incremento alarmante en el tráfico de armas de fuego sofisticadas hacia Haití, así como de municiones, siendo este un ingrediente principal para el aumento de la violencia. Según el informe, sobre el cual nos ha ilustrado ampliamente la directora Ejecutiva de ONUDC, la Sra. Ghada Waly, pandillas han llegado a niveles nunca vistos, así como el tráfico de drogas, alimentando de manera descontrolada la crisis de inseguridad en Haití, que desborda sus fronteras.    Reiteramos pues nuestro llamado urgente a los miembros de este Consejo de Seguridad. No hay tiempo que perder, por los medios que consideren pertinentes, apliquen las medidas requeridas para evitar el trasiego de armamentos y municiones hacia Haití.    Señor presidente,   La soberanía del Estado conlleva la obligación de proteger a su propio pueblo. Cuando un Estado no puede hacerlo plenamente y se pone en peligro la paz y la seguridad de una región, esta responsabilidad corresponde a la comunidad internacional. Se deben emplear los medios diplomáticos, humanitarios y de cualquiera otra índole dentro de su competencia. En el caso de Haití, sus autoridades han solicitado reiteradamente una fuerza especial de apoyo a la Policía Nacional. Algo que deviene urgente a la luz de lo que sigue ocurriendo en Haití: hace una semana, unas cincuenta personas fueron muertas por bandidos armados en Source- Matelas, comuna

Ver más »
52750402964_a93f951d08_k
Discursos

Palabras del canciller Roberto Álvarez en acto de Condecoración y despedida del Monseñor Ghaleb Bader, Nuncio Apostólico de su Santidad

Santo Domingo de Guzmán, Distrito Nacional 15 de marzo de 2023       Damas y caballeros,   “Haz, Señor, de nuestra vida, un testimonio firme de lucha por la defensa de la fe y la santa Iglesia”. Esta estrofa forma parte de una de las oraciones elevadas a Asterio de Petra, santo católico de Jordania, tierra natal de nuestro estimado Monseñor Ghaleb Moussa Abdallah Bader, Nuncio Apostólico de Su Santidad, el Papa Francisco.   Haciendo honor a la verdad, esta frase resume la vida de Ghaleb Bader, quien a lo largo de muchos años ha dado testimonio de su deseo de servir a los mejores intereses del pueblo de Dios y de la iglesia, tanto en las labores parroquiales, como en su rol de presidente del Tribunal Eclesiástico.   Hoy nos convoca el cuerpo diplomático acreditado ante República Dominicana a través del embajador Frank Rainieri para decir un -hasta pronto- a quien ha servido como decano de esta institución durante los últimos cinco años.  Hemos tenido el privilegio de ser el primer país de América Latina y el Caribe, en recibirlo como representante del Santo Padre y espero que se lleve Usted una grata e imperecedera impresión de la calidez y la fe del pueblo dominicano.   No pretendo hacer un repaso de la extensa y fructífera carrera de Monseñor Bader, la cual le ha llevado por Oriente estrechando las relaciones diplomáticas y eclesiásticas entre la Santa Sede y el mundo árabe, pero sí quisiera que me permitan destacar el importantísimo rol que ha desempeñado Monseñor Bader en el fomento del diálogo interreligioso y la expansión de la fe cristiana por el mundo, desde que fuere ordenado sacerdote en Jordania el 13 de junio de 1975. Su participación en la traducción al árabe del nuevo Código de Derecho Canónico es una muestra palpable de esa gran vocación.  Es autor de varios libros y habla siete idiomas.   Su comprensión del impacto de las culturas locales en el quehacer de la Iglesia le han preparado, una feliz coincidencia, para acompañar, el 15 de agosto del año pasado, uno de los actos religiosos de más relevancia para nuestro país en los últimos tiempos, la celebración del Centenario de la Coronación de la Virgen María en su advocación de Virgen de la Altagracia, reconocida como la Madre Protectora de los dominicanos.   Desde su llegada a Santo Domingo, Monseñor Bader mostró interés por el fomento y desarrollo de la educación, motivo que lo llevó a realizar visitas a diferentes centros universitarios y tecnológicos de nuestro país, donde será recordado con mucho aprecio. El Ministerio de Relaciones Exteriores también ha sido testigo, en nuestra academia diplomática, de su entusiasta participación y apoyo a diversas actividades de carácter científico y de investigación.   Sin duda, han sido sus cualidades humanas, su fino trato, su temperamento reflexivo, y su vocación de servicio los que le han ganado el respeto y la admiración de tantos que hemos interactuado con Usted a lo largo de estos años, en sus   funciones de decano del Cuerpo Diplomático.  Su labor ha contribuido al fortalecimiento de las excelentes relaciones existentes entre República Dominicana y la Santa Sede.   Aprovechamos esta oportunidad para enviar nuestra felicitación al papa Francisco en ocasión del Décimo aniversario de su pontificado. Una década de suma relevancia para el acercamiento de la Iglesia a las “exigencias de nuestro tiempo”, como él mismo ha aseverado.   Monseñor Bader, esperamos que este paso por nuestra región haya sido para Usted tan fructífero como lo ha sido para nosotros y que lleve Usted consigo la devoción del pueblo dominicano.  Le deseamos un feliz regreso y le auguramos muchos éxitos en sus próximas actividades diplomáticas.   ¡Muchas gracias!  

Ver más »